22.7 C
Bogota
GEOPOL MAGAZINE CANAL24ES
ActualidadEntrevistasGeopolíticaNoticiasOpiniónPortada

La puerta de Francia Givet, tierra de realismo mágico

Por: Daniel Fernando Mejìa Lozano / Periodista Internacional @DanielMejialoz2

El origen del nombre «GIVET» es controvertido: se han propuesto dos tesis diferentes. Para De Marsilly, se trataría de un término dialectal local que designaría los convoyes de madera flotante que bajaban por el Mosa: «Les Givées».

Para el Reverendo Padre Don Thierry de Rejalot , Givet proviene del nombre de un establecimiento merovingio instalado en una orilla del Mosa y que sirve de peaje durante el paso de las mercancías. En la época el impuesto recaudadose llamaba «GABLUM», pasó a ser Gabelium, Givelium, Givetium y finalmente, en el Siglo XV, Givet.

Realizando un recorrido por esta bella región en la región del Gran Este de Francia, en el departamento de Ardenas junto a la mujer mariposa, nos encontramos con la fortaleza de Charlemont  sobre el río Mosa en la frontera Belga.

Restaurantes, hoteles, gastronomía, iglesias, un club náutico, centros comerciales y una mágica arquitectura hace parte de este maravilloso lugar. Para llegar a Givet se puede tomar un tren en la estación Gare de l’Estde Paris con destino a la ciudad de Charleville-Mézières donde se toma otro tren regional con destino a Givet. Aproximadamente son cuatro horas de recorrido desde la ciudad luz para llegar al Gran Este, un lugar lleno de historia y de cultura.

Refiriéndonos al realismo mágico del que hablaba el escritor colombiano Gabriel García Márquez queremos recordar la leyenda de los tres bandidos que hace parte de la cultura de Givet, una  leyenda con la que quiero invitarles a visitar este maravilloso lugar, hace parte de los tesoros de Francia y aunque no sea el destino mas conocido internacionalmente, vale la pena disfrutarlo y sumergirse en él.

Cuenta la leyenda que Givet y su región estuvieron durante mucho tiempo aterrorizados y socavados por tres bandidos, tres gigantes de los que no se sabía nada excepto que iban vestidos de negro y no se detendrían ante nada . Estos bandidos, una vez caída la noche, acudieron en masa al pueblo para saquear las casas de los habitantes pobres e inocentes. A veces forzaban una puerta, a veces una contraventana y por mucha gente que hubiera dentro, todos estaban atados y amordazados.

Entonces comenzaron los saqueos. Registraron las casas de arriba a abajo, llevándose oro, plata, joyas, ropa y alimentos, sin mostrar piedad. Si sentían que se les escapaban algunos escondites, alzaban el vuelo y desaparecían en la noche. Ricos y pobres estaban aterrorizados hasta el punto de perder el sueño. Y en muchas casas, el dueño de la familia vigilaba detrás de la puerta, con una pistola o una horca en la mano.

Los bandidos, al darse cuenta de que sus tácticas se estaban volviendo peligrosas, decidieron cambiarlas. Por lo tanto, se apostaron en algunos rincones aislados de la ciudad, esperando una víctima a la que robar. Una noche, robaron al sacerdote de Givet Notre Dame, que regresaba de Dion, donde había llevado la unción extrema a un moribundo, y le robaron los santos óleos. Otro día robaron la iglesia de Saint Hilaire, violando el tabernáculo en busca de oro o plata. Decepcionados, sin duda por un escaso botín, orinaron en el altar, desatando sobre ellos la ira divina.

La noche siguiente, mientras regresaban de una incursión en un pasto, llevando cada uno una oveja sobre sus hombros, se disponían a cruzar el Mosa cuando quedaron petrificados. Para que su castigo sirva de ejemplo, los vimos durante mucho tiempo, pobres rocas a orillas del Mosa.

Otras Noticias

Luisa González y Daniel Noboa van a segunda vuelta en elecciones presidenciales de Ecuador

Cristina del Valle celebró su cumpleaños por lo alto después de concierto con 35.000 espectadores en Bogotá

Embajada de Perú en Francia presente en el lanzamiento del libro de Pedro Angulo Arana

Geopol Magazine es una revista de la agencia de prensa Canal24es.com utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy